miércoles, 26 de abril de 2017

No existe la “falta de tiempo” sino la falta de interés


Lo siento, no he tenido tiempo, es una excusa que probablemente hayamos escuchado en más de una ocasión y a la que probablemente también hayamos recurrido. Sin embargo, es solo eso, una excusa, porque lo cierto es que no existe la falta de tiempo, más bien se trata de falta de interés.

Cuando algo no nos interesa, cuando simplemente no llama nuestra atención o no nos apetece, nos resulta mucho más fácil escudarnos tras de las obligaciones y tareas cotidianas. Sin embargo, cuando algo realmente nos interesa y apasiona, intentamos que todo encaje en nuestra agenda, como si se tratara de un gran rompecabezas, y sacamos el tiempo que necesitamos para dedicárselo.

Cuando nos mentimos a nosotros mismos


El día tiene 24 horas, no podemos alargarlo, pero podemos reestructurar nuestra agenda de manera que podamos tener tiempo para realizar las tareas importantes. Si no lo hacemos, es porque algo en nuestro inconsciente nos está empujando en otra dirección.

Cuando aplazamos constantemente una decisión y afirmamos que no tenemos tiempo para informarnos mejor, por ejemplo, suele deberse a que en nuestro “yo” más profundo tenemos miedo a dar el paso, quizá porque sentimos que no estamos preparados. También puede deberse a que el asunto realmente no nos interesa, estamos tan cómodos en nuestra zona de confort que no nos apetece cambiar y, por tanto, nos mentimos diciendo que no tenemos tiempo.

Sin embargo, mentirnos a nosotros mismos es un juego peligroso porque podemos terminar tomando decisiones de las que después nos arrepintamos, simplemente porque nos dejamos llevar por las circunstancias o porque nos vimos obligados a decidir in extremis. Por eso, la próxima vez que pienses que no tienes tiempo, reflexiona un segundo sobre lo que se puede esconder detrás de esa frase.

Considera que para esconder, reprimir o enmascarar determinadas ideas y sentimientos a nuestro "yo" consciente, tenemos que hacer un gran esfuerzo mental que llega a ser muy desgastante. Mentirte a ti mismo es agotador.

Ser sincero contigo mismo te evitará este problema. Si en vez de decirte que no tienes tiempo, que lo harás mañana o quizá el mes próximo, simplemente asumes que es algo que no te interesa o para lo cual no estás preparado, cierras un capítulo y sigues adelante, con menos estrés y preocupaciones. Te quitas un enorme peso de encima.

Comprométete con lo que te hace realmente feliz


En la vida, tu posesión más valiosa es el tiempo. Puedes compartirlo con quien te apetezca y te haga feliz o invertirlo en esas cosas que te hacen vibrar y te apasionan de verdad.

Eso significa que no tienes que cumplir con todas las expectativas sociales, solo deberías comprometerte con los valores que te resultan importantes, con los que realmente te identificas.

Recuerda que vivir siempre en el carril rápido, encadenando un compromiso con otro, un proyecto con el siguiente y una relación con la sucesiva, te impedirá conectar con tu esencia y poco a poco te irás perdiendo.

A veces simplemente tienes que darte tiempo para pensar, para determinar qué es lo que quieres realmente y, sobre todo, para decidir en qué quieres invertir los minutos y las horas que tienes. Porque son limitados.

Psicologia/Jennifer Delgado
http://www.rinconpsicologia.com



martes, 25 de abril de 2017

Caminar recablea tu cerebro para curar las penas y aliviar el estrés



Si te sientes triste, preocupado o ansioso, uno de los mejores remedios naturales es caminar. Aléjate, literalmente, de la fuente del problema y sumérgete en la naturaleza. No hay nada como un buen paseo para aliviar las penas, deshacerte de la tensión acumulada y recargar las pilas.

De hecho, se conoce que el ejercicio físico, y caminar en especial, son excelentes estrategias terapéuticas para tratar tanto la depresión como la ansiedad. Se ha demostrado que caminar a paso rápido potencia la liberación de endorfinas, unas hormonas que nos hacen sentir felices y relajados, mientras disminuye la producción de cortisol, la hormona del estrés.

Sin embargo, neurocientíficos de la Universidad de Princeton creen que los efectos de caminar van mucho más allá de estimular momentáneamente la producción de determinados neurotransmisores, creen que este hábito puede conducir a un recableado cerebral que nos ayudará a lidiar mejor con los problemas cotidianos, sin tanto estrés.

Las “neuronas calmantes” del cerebro


Estos investigadores trabajaron con dos grupos de ratones, un grupo se mantuvo activo y el otro fue destinado a una condición sedentaria. Después de caminar, los científicos analizaron su funcionamiento cerebral y descubrieron que en los animales que habían hecho actividad física se activaban algunas neuronas encargadas de inhibir la actividad de las células nerviosas demasiado excitadas.

A continuación añadieron un poco de estrés ambiental y apreciaron una activación de las neuronas excitables del hipocampo, una región del cerebro involucrada en las respuestas emocionales. Sin embargo, los animales que habían caminado fueron capaces de lidiar mejor con esa activación cerebral ya que también se activaron las “neuronas calmantes” para evitar que el impacto de la situación fuera excesivo y mantener el nivel de estrés bajo control.

Estos resultados, que los neurocientíficos consideran válidos para los seres humanos, podrían explicar por qué caminar nos ayuda a relajarnos y olvidarnos de las preocupaciones y las penas. Todo indica que cuando caminamos se activan las “neuronas calmantes” del cerebro para inhibir el nivel de excitación de aquellas neuronas que se encuentran en la base de las preocupaciones, las rumiaciones y el estrés.

Esto nos indica que la actividad física reorganiza el cerebro, por lo que es menos probable que las personas que caminen y practiquen ejercicio con frecuencia sufran niveles elevados de ansiedad y el estrés interferirá menos en su funcionamiento normal. Básicamente, caminar fortalece el mecanismo de inhibición, impidiendo que las células nerviosas más excitables se disparen.

Para aprovechar al máximo la caminata, mejor que sea en la naturaleza


No es lo mismo caminar sobre una cinta dentro de las cuatro paredes de un gimnasio que caminar por la ciudad o rodeados de naturaleza. Neurocientíficos de la Universidad Heriot-Watt lo comprobaron manteniendo monitorizada la actividad cerebral de 12 personas mientras caminaban durante 25 minutos en un centro comercial, un espacio verde y una calle de una concurrida zona de negocios. La electroencefalografía móvil rastreó señales de emociones y estados como la frustración, la meditación, el entusiasmo y la atención.

Descubrieron que el estado de relajación y meditación era más intenso cuando se paseaba por espacios verdes. Estas personas también experimentaban menos frustración. Lo que sucede es que en los espacios verdes nuestro cerebro logra desconectarse realmente y poner en marcha lo que se conoce como atención involuntaria, teniendo la oportunidad de vagar con mayor libertad en un estado bastante parecido a la meditación mindfulness. Al contrario, en las calles y centros comerciales debemos mantenernos mucho más atentos, por lo que no tenemos la oportunidad de desconectarnos por completo de nuestras preocupaciones y no dejamos que el cerebro descanse.

Psicologia/Jennifer Delgado

http://www.rinconpsicologia.com

Fuentes:
Roe, J. et. Al. (2015) The urban brain: analysing outdoor physical activity with mobile EEG. British Journal of Sports Medicine; 49(4): 272-276.
Gould, E. et. Al. (2013) Physical exercise prevents stress-induced activation of granule neurons and enhances local inhibitory mechanisms in the dentate gyrus.Journal of Neuroscience;33(18): 7770-7777.

lunes, 24 de abril de 2017

TÉCNICAS DE MEDITACION

La meditación es el método por el cual entendemos y comprendemos el funcionamiento mental, para así poder controlarlo con mayor facilidad. Es también sabiduría y unión del ser interno con el universo vibracional.
Cuando nuestros pensamientos se dispersan en diversas direcciones, se malgasta la energía; pero con la meditación tienden a concentrarse y logramos más facilmente enfocarnos en lo que deseamos

Meditación Tao
El adepto o alumno debe saber que en esencia el alma pertenece al reino espiritual, que es eterno. Pero que el hombre está demasiado consciente de su cuerpo y el mundo material, y es egoísta por naturaleza terrenal, lo que la mayoría de las veces impide que despierte su conciencia y descubra su verdadera naturaleza.
Por lo tanto no está consciente de su propia inmortalidad. Es lo que debe conseguir con las meditaciones; lograr llegar a su Ser Interno y despertar su Divina Conciencia. Es símbolo chino de la inmortalidad Tao? Es una unión de Hombre y Montaña. Ocho inmortales eran llamados “Los hombres de las Montañas”. Por lo tanto, la Montaña Sagrada del Taoísmo es el símbolo inmortal. Tao es todo lo que cubre el Cielo y soporta la Tierra. Tao cubre a todo el Universo con su abrazo infinito y da visibilidad a aquello que antes no tenía forma. Inagotable fuente de energía, llenó el espacio. En su eterna emanación transforma el caos en claridad cristiana.
Para los chinos el Tao es el comienzo y el fin de toda creación. Las obras del Tao son tan misteriosas como el espíritu. En el proceso natural y del cambio, los organismos son creados y perfeccionados, para luego disolverse en los elementos básicos. Aquellos que practican el “Wu-Wei”, la acción mistica de la inacción, una mágica paradoja, siempre están en armonía con el Tao. Aquellos que hablan con discreción tienen el entendimiento de la virtud. Aquellos que son tranquilos y contentos, sin astucias ni engaños, están en permanente poseción de la armonía, a pesar de vivir en medio de tantas variantes y variedades de la vida mundana. Todas las cosas existentes están de acuerdo a su propia naturaleza. La energía del Tao opera hasta en la partícula y cosa más pequeña, y al mismo tiempo engloba a todo el Universo. Su virtud moldea al cielo y la tierra, armonizando con los Yang y Yin. Divide las cuatro estaciones y trae el equilibrio a los cinco elementos (agua, fuego, metal, madera y la tierra). El Tao en su aspecto más sublime no se considera el autor de la Creación. Es más bien el espíritu de Dios o de la misma Creación Universal, que todo lo penetra y todo lo transforma. El que es adepto al Tao es parte de la Naturaleza de la Tierra, es Uno con ella antes de ser Uno con el Universo, y Uno con Dios. Qué mejor meditación que hacer silencio, armonía y simplicidad, sentir al ser interior, despertar su propia conciencia, y entrar en el Espíritu del Universo de Dios? Tao está allí para todo el que lo busca. No se le ve, pero se le puede sentir si se busca con Fé y deseo de retornar a la pureza original. Las meditaciones son silenciosas, profundas, elevadas en el Tao.
Para Meditar: Basta ponerse en una postura cómoda, en posición de loto o con los pies replegados bajo el cuerpo. Respirar profundamente y dejar que la mente llegue a un silencioso vacío interno. Entonces, tratar de sentir con el corazón de la flor de loto interna, y tratar de ver la luz que hay dentro de cada ser humano. Es el primer paso a la liberación de lo externo y de las ilusiones mundanas.
Meditación Budista
Buda nació en el año 560 antes de Cristo, en el villorio de Kapilavastu, en el norte de la India, antes de su iluminación espiritual se llamaba Principe Gautama. Durante su nacimiento; hombres sabios profetizaron que sería el monarca espiritual; más grande del mundo. Cuando era pequeño y viviendo en un hermoso palacio construído especialmente para él por su padre el Rey Suddhodhana, sus amigos lo llamaban el compasivo, al irradiar ternura y buena voluntad a los animales que lo rodeaban. A los 30 años estando casado con la hermosa Yashodara, tuvo un hijo llamado Rahula. Pero de pronto, su vida y significado opulento de existencia  cambió en forma drástica. Fué el momento en el cual estaba rodeado de mendigos, viendo la pobreza de un país con hambre y miseria. En ese instante se efectuó su súbita y misteriosa toma de conciencia, comenzando a preguntarse sobre las verdades humanas y divinas, la justicia y la Fé. Abandonó su vida fastuosa. Paso 7 años en oración y meditación. Fué cuando se sentó a meditar bajo de un árbol, el Bo en Gaya, donde encontró  su propia razón de ser; sobre los secretos de la vida y la muerte y se convirtió en Buda (iluminado). Predicó durante los siguientes 40 años la verdad espiritual y el camino individual del conocimiento a sí mismo, a través de la renunciación y el sufrimiento. Murió en otra dimensión, a la edad de 80 años
Lo que se debe desarrollar para alcanzar la meditación Budista? Entrar al mundo del silencio, la contemplación, el auto-control y la meditación .Todos debemos aprender a conocernos más a nosotros mismos, con nuestras faltas y nuestras virtudes; y aceptarlas, sin temerlas, ni pensar que seremos arrojados al infierno. El peor de los infiernos es la ignorancia y la falta de interés, el no desear avanzar en conocimiento y evolución personal encontrando cada uno su verdadero ser interior. Esa fuente luz que es el Padre Universal. Trabajemos contra la abulia, la cobardía y transformémolas en voluntad, fuerza y fé. Mantengámonos positivos para abrir un nuevo portal de sabiduría con la meditación
Meditación Raja Yoga
La Meditación Raja-Yoga es el método para la comunicación espiritual-energética con el Ser Supremo, para que nuestras almas estén en forma perenne bajo la gratificante influencia de la Paz, el Amor, la Pureza, la Armonía, el Conocimiento, y la Dicha. El alma física no se puede contactar, bajo parámetros normales, con el Alma Suprema. La comunicación es muy endeble, delgada, cuya energía puede perderse en los espacios dimensionales sin llegar a destino.
¿Cual es la base de la comunicación? La energía mental y espiritual. Con la meditación los pensamientos se concentrany luego entran en armonía con el Universo. Así el alma humana puede recibir las cualidades y energías que emanan constántemente, como fuente inagotable de Dios. La experiencia de la meditación es diferente al rezo, o a la oración. Con la meditación se genera y se activa la energía fabulosa que se encierra en nuestras almas. Con la meditación se logra establecer un emocionante desapego con las cosas mundanas, siendo estas partes pero no imprescindibles necesidades para la vida común. 
¿Quién  Soy Yo? El Ser, más allá de todo lo que es físico o materia. Soy la energía de la vida? Sí. Soy un inmortal? Sí. Soy un ser de Luz? Sí. Es mi naturaleza sutil y metafísica? Sí. Soy eterno? Sí. Puedo verme a través de la visión Divina? Sí. Cada uno de nuestro cuerpo físico es un vestido para el alma. Y dónde está el alma? Nuestra alma, ese eterno punto de Luz, se encuentra en el centro de la frente. Ese es el Trono. Entre la glándulas pituitaria y el hipotalamo. Al morir esta se desprende y prosigue su viaje evolutivo, con toda la memoria almacenada en ella. El alma dirige el vehículo que es el cuerpo físico. La meditación ayuda a despertar y a tomar conciencia de todas esas maravillas, y en muchas otras de las cuales no tenemos la mínima idea, pero que existen allí desde siempre y esperan por nosotros.
Meditación Trascendental
La meditación trascendental la introdujo Maharishi Mahesh Yogi en occidente hace unos 40 años. La meditación trascendental es una técnica muy sencilla, natural y sin muchos esfuerzos. Es fácil de aprender y se practica durante 15-20 minutos dos veces al día, sentándose cómodamente con los ojos cerrados. No requiere concentración o control de la mente.
No es una religión ni una filosofía.
Tampoco tiene un código de conducta ni una formación moral o un sistema de valores, creencias o culto.
Este tipo de meditación produce muchos beneficios como  una mejor salud, unos pensamientos más claros y creativos, una reducción del estrés, más energia, y mayor felicidad.
La ciencia investigó mucho la meditación trascendental y demostró claramente que reduce la ansiedad, mejora la salud psicológica, aumenta la auto-realización y reduce el consumo de tabaco y otros tipos de drogas. Lo mejor es tomar unos cursos, enseñados por profesores especializados en programas de meditación trascendental
Interpretación de la meditación
 La meditación, debe ser a nivel personal, la motivación y la preparación deben ser parte del conocimiento de la iniciación para meditar, el comienzo de la búsqueda nace de la necesidad de nutrir el interno, de buscar alivio, de encontrar la paz, el control se logra a través de esa búsqueda; se ha entrado a una nueva etapa sensorial, se han equilibrado las emociones y se ha llegado allí donde existen posibilidades inagotables para restablecer el orden interno, para aprender, para dilucidar.
Se activa el sistema y se energetiza el plasma, la vitalidad corpórea es parte de ese alimento que encontramos allí, caminando, avanzando a través de diferentes disciplinas; pero cuando entramos en contacto con esa comunión de respirar a placidez, te modificas, te aclaras, te sientes más feliz, la agilidad y el restablecimiento forman parte de ese todo, no excusa, no limitaciones cuando allí estás. Curiosamente te encuentras con alimento de nutrientes fenomenales, es como si recuperaras 6 horas de sueño, es ver la placidez en tu rostro al regreso, es como estar atento y seguro de las respuestas que darás cuando entras al mundanal, es no dejarte influenciar.  No entramos a una completa meditación mientras tengamos pensamientos, cuando la falta de concentración y foco nos distraiga, cuando nos elevamos solamente para encontrar respuestas a las tantas interrogantes del cotidiano devenir. Sal sin temor, ahonda en las profundidades del Oceano, dejate ir, dejate embriagar, deja que el fluido permanente de ese silencioso lugar optimize tu relajación y la quietud te ayude a experimentar la soledad; inmerso en la espontaneidad del todo.
Estas son algunas formas de meditación. También existen los sistemas del, Zen chino o japonés, que son verdaderos viajes hacia las conciencias interiores.

domingo, 23 de abril de 2017

YO CONMIGO



En mi opinión, hay una cosa muy evidente, pero que muy evidente, tan básica que parece demasiado simple -incluso una enorme perogrullada-,  algo que parece que no es necesario hablar de ello… pero que sí hay que hablar de ello.

Es esto: si hay un denominador común a lo largo de toda la vida de cualquiera de nosotros es que uno siempre ha estado consigo mismo.

Ya lo advertí: demasiado simple. Elemental. Algo archisabido. Nada nuevo. 

¿O sí?

Desde que uno nació y hasta este mismo instante -aunque está previsto que siga siendo hasta el día de la muerte-, uno se ha acompañado a sí mismo en todo momento: durante el parto, a lo largo de la infancia, en los actos más notables y en los tiempos más difíciles, en el inodoro y en la cama, con ganas o sin ellas… y esto que aparenta no tener importancia por ser tan básico, resulta que sí es importante porque observándolo con atención, nos hace darnos cuenta de que la convivencia con nosotros mismos es algo continuo, inevitable, de larga duración, de insistente relación, y por ello conviene que sea buena, agradable, amena, satisfactoria, y enriquecedora.

Es primordial e imprescindible que la concordancia con uno mismo, la relación sincera y sin zancadillas, el amor en vez de la enemistad, el auto-cuidado exquisito, el respeto intachable en cualquier circunstancia, y la voluntad de cooperación, estén siempre ineludiblemente presentes en la relación que cada uno mantiene consigo mismo.

El hecho de que estemos con nosotros a todas horas, en todas las circunstancias, en cualquier lugar, no ha de menospreciar ni desapreciar la relación, que debiera ser óptima en todos los instantes, ya que debiésemos ser para nosotros como con nuestro amado cuando recién le conocemos y no deseamos que ese estado idílico desaparezca nunca.

Ya que llevamos juntos tanto tiempo, y que nos queda aún más tiempo de seguir juntos –cada uno consigo-, es conveniente y hasta provechoso que nos llevemos bien, que rememos en la misma dirección, que podamos dialogar con libertad y con apertura –como lo hacemos con nuestro más querido e íntimo amigo-, que nos demos todo tipo de facilidades para que la relación fluya y que cada uno sea su propio y mejor aliado.

Ya sé que parece extraño eso de disociarnos en dos partes, pero la realidad es que todos hemos vivido o vivimos así. Todos conocemos esa experiencia de sentir que alguien desde dentro nos boicotea, o que nos critica, o que no está de acuerdo siempre y con todo, incluso que se siente a disgusto por formar parte de uno y que preferiría estar en otra persona.

En realidad, todos albergamos en nuestro interior multitud de yoes. Unos están a nuestro favor y colaboran, y otros –más egoístas y menos solidarios- se dedican a criticarnos, a sacarnos faltas y defectos, a criticarnos y juzgarnos con crueldad y sin respeto, hasta a obstaculizarnos en los propósitos que diseñamos pensando en nuestro bien.

Si tú no eres de esas personas, enhorabuena. No sé si eres consciente de lo satisfactorio que es eso.

Si eres como la inmensa mayoría, te sugiero que revises tu relación contigo. Que tengas una conversación con ánimo conciliador. Que te marques buenos propósitos y pidas colaboración por parte de todos los que te componen. Que te mires al espejo y te sonrías desde el corazón. Que te des un abrazo, firmes la paz, y disfrutes de tu compañía. 

Y que así sea siempre y por siempre.

Aunque, claro, eso depende de ti.

Tú decides.

Te dejo con tus reflexiones…



Francisco de Sales
buscandome.es

Foto: Fernando
http://www.imgrum.org
COYOTE @PORLOSBARRIOS

sábado, 22 de abril de 2017

Nunca es demasiado tarde




Imposible atravesar la vida …


sin que un trabajo salga mal hecho...
sin que una amistad cause decepción...
sin padecer algún quebranto de salud...
sin que un amor nos abandone...
sin que nadie de la familia fallezca...
sin equivocarse en un proyecto…
sin haberte sentido completamente sol@ y aprender a acompañarse.

Este es el costo de vivir... sin embargo lo importante no es lo que suceda... sino cómo reaccionamos ante las dificultades.

Si te pones a coleccionar heridas eternamente serás incapaz de volar...de ser feliz.

Uno crece…
cuando no hay vacío de esperanza... ni debilitamiento de voluntad... ni pérdida de fe…
cuando aceptas la realidad y tienes aplomo de vivirla….
cuando aceptas tu destino... pero tienes la voluntad de trabajar para cambiarlo…. asimilando lo que dejas atrás...construyendo lo que tienes por delante y proyectando lo que puede ser el futuro.…
cuando superas...
cuando te valoras y sabes dar frutos.…
cuando abres camino dejando huellas... asimilando tus experiencias. 

Cuando siembras raíces....
cuando te impones metas....sin importarte comentarios negativos....ni prejuicios....
cuando das ejemplos sin importarte burlas... ni desaires....
cuando cumples con tu labor.…
cuando eres fuerte por carácter...sostenid@ por formación.... sensible por temperamento…

¡Y human@ por nacimiento!... cuando enfrentas el invierno aunque pierdas las hojas. 
Cuando recoges flores aunque tengan espinas y marcas camino aunque se levante el polvo.…
cuando eres capaz de afianzarte con residuos de ilusiones.... capaz de perfumarte....con residuos de flores… ¡Y de encenderte con residuos de amor… ayudando a tus semejantes.....conociéndote a ti mism@ y dándole a la vida más de lo que recibes.…
cuando te plantas para no retroceder……
cuando te defiendes como águila para no dejar de volar……
cuando te clavas como ancla y te iluminas como estrella....

Entonces…Solo entonces CRECES...."