jueves, 30 de junio de 2016

5 HÁBITOS MENTALES QUE ESTÁN INHIBIENDO TUS CAPACIDADES COGNITIVAS

CIERTOS HÁBITOS Y EMOCIONES CONSUMEN MÁS ENERGÍA Y RECURSOS MENTALES                 QUE OTROS. A ESTOS, DEFINITIVAMENTE, ES MEJOR EVITARLOS.


Desafortunadamente, el cerebro humano tiene una capacidad finita de procesamiento o recursos mentales que puede utilizar en un determinado momento. Por esta razón, cualquier tarea que compita con lo que estamos haciendo y requiera de gran parte de nuestra capacidad mental o emocional tendrá un efecto en nuestra habilidad para concentrarnos, resolver problemas, ser creativos o hacer uso de otras facultades cognitivas. Quizá la mayoría de las personas sean capaces de escuchar música y caminar, comer y ejercitarse al mismo tiempo, pero hay algunos hábitos mentales que pueden disminuir nuestras actividades cognitivas. Estos son cinco que definitivamente conviene evitar.

1. Cavilar
Reproducir en tu mente eventos frustrantes o que activan tu enojo una y otra vez puede desencadenar una avalancha de pensamientos, así como perturbación emocional. Ambas cosas minan los recursos del intelecto. Pero esto no es todo: el hábito de rumiar los pensamientos pueden poner en riesgo la salud física y emocional.

2. Culpa
Todas las personas sienten un poco de culpa de vez en cuando. Generalmente esto deriva en una disculpa o acto de contrición que permite liberar estas emociones. Sin embargo, si la culpa se evade o queda sin resolver empieza a hacer presencia en la mente cíclicamente de tal manera que se convierte en una terrible distracción y la única forma de solucionarlo es dejar atrás los motivos de la culpa, lo cual suena sencillo pero puede parecer tremendamente difícil para quienes experimentan con intensidad este sentimiento. En ese caso, las palabras del filósofo Alan Watts pueden traer inspiración y claridad:
 "Ningún trabajo o amor puede florecer de la culpa, el miedo o la oquedad del corazón, tal como no se pueden crear planes válidos para el futuro si no se tiene la capacidad de vivir el presente."

3. Quejarse
La mayoría de las personas suelen compartir sus tribulaciones con sus amigos o familiares, ya sea en busca de escucha, consejo o ayuda para resolverlas o sobrellevarlas. No obstante, repetir una y otra vez las causas de los pesares cotidianos puede resultar en ira y frustración. Procesar estas emociones requiere gran cantidad de nuestra energía y atención, de forma tal que el hábito de quejarse continuamente termina por agotar a la mente tanto de quien emite la queja como de aquellos a su alrededor.

4. Analizar de más el rechazo
El rechazo es una fuente de sufrimiento emocional que afecta seriamente el funcionamiento cognitivo de las personas. Experimentarlo suele despertar a un crítico interior que puede resultar despiadado, por lo cual hacer de esto un hábito resulta terriblemente nocivo para la autoestima, lo que termina por sumarse al dolor emocional. Lamentablemente todas las personas tendrán que enfrentar una negativa o un franco rechazo durante su vida y, por más difícil que pueda parecer, cultivar la resiliencia frente a la adversidad es el camino que a la larga traerá más frutos.

5. Preocuparse
Puede que este hábito sea lo más común, tanto así que está normalizado o incluso bien visto. Cuando se dice que alguien se preocupa por los demás, su salud, el trabajo, etc., generalmente ello se considera como algo bueno. Sin embargo, preocuparse crea un estado emocional negativo e incómodo que resulta una impenitente distracción. Fijar la atención en un solo objeto mental es sumamente cansado, requiere de mucha energía y recursos, dejando poco espacio para cualquier otra cosa. Es como sujetar un objeto durante horas: aunque no sea necesariamente pesado lo parecerá después de 1 día, a lo cual se suman otro tipo de cuestiones como el cansancio, dolor o rigidez en los músculos. Igualmente, la mente se agota cuando no puede dejar ir. Lo más sencillo para resolver esto es realizar acciones efectivas para solucionar el motivo de la preocupación.

Aunque la adversidad o las condiciones que nos causan sufrimiento sean parte de la condición humana, muchas veces no atendemos a nuestra mente y emociones de la manera en la que atendemos nuestro cuerpo. Este último, al ser tangible, suele ser sometido a revisiones, estudios y análisis. Por otro lado, buscar ayuda psicológica no siempre resulta tan sencillo, pues hay quienes sienten que significa que no son capaces de manejar su propia vida y ello los muestra débiles, es decir, tienen prejuicios al respecto; pero, en realidad, es válido buscar apoyo y guía para combatir este tipo de hábitos nocivos antes de que ellos nos venzan a nosotros, ya que como Buda aclaró alguna vez:
"Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado; está fundado en nuestros pensamientos y está hecho de nuestros pensamientos."

miércoles, 29 de junio de 2016

25 Lecciones que aprender de Buda


La filosofía budista es para mí una de las más claras y esenciales existentes, os presento 25 lecciones que cambian una vida. JL

1 – El Amor Cura todo mal
Es la más alta energía que podemos experimentar, por encima de la gratitud
2 – Te definen tus actos, no tus palabras
Igual que un perro no es buen perro por ladrar mucho, el hombre no es buen hombre por ser buen orador
3 – El secreto de la buena salud es vivir el ahora
No eres dueño del pasado, no sueñes con el futuro, solo el presente te pertenece
4 – Quien mira dentro despierta
Si quieres alcanzar el cielo mira en tu corazón
5 – La palabra tiene el poder de dar dolor y de sanar
La palabra puede cambiar el mundo y solo las buenas palabras las que debemos albergar en nuestro corazón
6 – Déjalo ir y será tuyo para siempre
Solo perdemos aquello a lo que nos aferramos
7 – Nadie puede cambiar su camino por ti
Solo tú puedes recorrer tu camino, nadie puede andar tus pasos
8 – La felicidad no es menor por querer a mucha gente
Una vela puede encender miles de ellas y no pierde su esplendor
9 – Sea amable con todos
Ten compasión por todos los seres, ricos y pobres por igual; cada uno tiene su sufrimiento. Algunos sufren demasiado, otros demasiado poco.
10 – No creas todo lo que te dicen que debes creer
Solo la experiencia te entrega el conocimiento
11 – Según piensas así eres
Si tu pensamiento sufre, eres un mártir, si tu pensamiento no sufre, eres feliz, controla tus pensamientos
12 – Aleja los miedos
Haz que el miedo te tema, al igual que el fuego al agua.
13 – La verdad siempre sale a la luz
Tres cosas no pueden ser ocultadas por mucho tiempo, El sol, La Luna y la Verdad
14 – Controla tu mente
La mente no es un enemigo, solo el descontrol lo es.
15 – La Duda Separa, La Confianza Une
No hay nada más terrible que el hábito de la duda. La duda separa a las personas. Es un veneno que desintegra amistades y rompe relaciones placenteras. Es una espina que irrita y daña; es una espada que mata.
16 – Eres merecedor de todo el amor que te puedas dar
El amor empieza por uno mismo
17 – Conocer a los demás es sabiduría, conocerse a sí mismo es iluminación.
Es mejor conquistarse a uno mismo que vencer mil batallas
18 – La espiritualidad no es un lujo, es una necesidad.
Igual que la vela necesita la llama para iluminar, el hombre necesita la espiritualidad para ser iluminado.
19 – Reemplace los celos por la admiración
La envidia te colma de pobreza, la admiración te llena de riquezas
20 – Busca la paz en tu interior
La paz solo puede estar en el centro de nuestro corazón, no busques fuera aquello que mantienes dentro
21 – Deja de lado el Apego
El hombre más rico es el menos apegado, nada como disfrutar de la abundancia sin apegarse a ella, de ese modo jamás te dejará.
22 – Elige a tus amigos con sabiduría.Un amigo mentiroso y malo es más peligroso que una bestia salvaje; una bestia salvaje puede herir su cuerpo, pero un amigo malo herirá tu mente.
23 – No hay camino para la felicidad, la felicidad es el camino.
(sin comentarios)
24 – Renuncia a las etiquetas
Solo la malvada mente etiqueta mientras el sobrio espíritu no etiqueta
25 – Ama, Vive y deja Vivir
(Sin Comentarios)
                                                                                                                             JL.

martes, 28 de junio de 2016

Preceptos de Thich Nhat Hanh


1. No seas idólatra ni te ates a ninguna doctrina, teoría o ideología, incluso a las Budistas. Todos los sistemas de pensamiento son medios de guía; no son la verdad absoluta.
2. No creas que el conocimiento que tienes en este momento es la verdad inmutable, absoluta. Evita ser de mentalidad estrecha y atarte a los puntos de vista presentes. Aprende y practica el desapego de los puntos de vista para estar abierto a recibir los puntos de vista de los demás. La verdad se encuentra en la vida y no meramente en el conocimiento conceptual. Prepárate para aprender a través de toda la vida y a observar la realidad en ti mismo y en el mundo en todo momento.
3. No fuerces a los demás, ni siquiera a los niños, por ningún medio en absoluto, a adoptar tus puntos de vista, ya sea por autoridad, amenaza, dinero, propaganda o incluso educación. Sin embargo, por medio del diálogo compasivo, ayuda a los demás a renunciar al fanatismo y la estrechez.
4. No evites el contacto con el sufrimiento ni cierres tus ojos ante el sufrimiento. No pierdas la conciencia de la existencia del sufrimiento en la vida del mundo. Encuentra maneras para estar con aquellos que están sufriendo por todos los medios, incluyendo el contacto personal y las visitas, imágenes, sonido. Por tales medios, despierta tú mismo y a los demás a la realidad del sufrimiento en el mundo.
5. No acumules riqueza mientras millones están hambrientos. No tomes como el objetivo de tu vida a la fama, el provecho, la riqueza o el placer sensual. Vive simplemente y comparte el tiempo, la energía y los recursos materiales con quienes están en necesidad.
6. No mantengas ira u odio. Tan pronto como surgen la ira y el odio, practica la meditación sobre la compasión para comprender profundamente a las personas que han causado ira y odio. Aprende a ver a los otros seres con los ojos de la compasión.
7. No te pierdas en la dispersión y en el ambiente que te rodea. Aprende a practicar la respiración para recuperar la compostura del cuerpo y la mente, para practicar la atención, y para desarrollar la concentración y la comprensión.
8. No pronuncies palabras que puedan crear discordia y causar ruptura en la comunidad. Haz todos los esfuerzos para reconciliar y resolver todos los conflictos, aunque sean pequeños.
9. No digas cosas falsas por el bien del interés personal o para impresionar a las personas. No pronuncies palabras que causen desviación y odio. No difundas noticias que no sabes si son ciertas. No critiques o condenes cosas de las que no estás seguro. Habla siempre verdadera y constructivamente. Ten el valor de hablar sobre situaciones de injusticia, aun cuando hacerlo pueda amenazar tu propia seguridad.
10. No uses a la comunidad Budista para ganancia o provecho personal, ni transformes tu comunidad en un partido político. Una comunidad religiosa debe, sin embargo, tomar una actitud clara contra la opresión y la injusticia, y debe esforzarse por cambiar la situación sin engancharse en conflictos partidarios.
11. No vivas con una vocación que sea dañina para los humanos y la naturaleza. No inviertas en compañías que priven a los demás de su oportunidad de vivir. Elige una vocación que ayude a realizar tu ideal de compasión.
12. No mates. No permitas que otros maten. Encuentra todos los medios posibles para proteger la vida y prevenir la guerra.
13. No poseas nada que debería pertenecer a los demás. Respeta la propiedad de los demás pero evita que los demás se enriquezcan con el sufrimiento humano o el sufrimiento de otros seres.
14. No maltrates a tu cuerpo. Aprende a manejarlo con respeto. No veas a tu cuerpo sólo como un instrumento. Preserva las energías vitales (sexual, respiración, espíritu) para la realización del Camino. La expresión sexual no debería ocurrir sin amor y compromiso. En las relaciones sexuales, sé consciente del sufrimiento futuro que pueda causarse. Para preservar la felicidad de los demás, respeta los derechos y compromisos de los demás. Sé plenamente consciente de la responsabilidad de traer nuevas vidas al mundo. Medita sobre el mundo al cual estás trayendo nuevos seres.


“No creas que yo siento que sigo todos y cada uno de estos preceptos perfectamente. Sé que fallo de muchas maneras. Ninguno de nosotros puede cumplir plenamente cualquiera de ellos. Sin embargo, debo trabajar hacia una meta. Esta es mi meta. Ninguna palabra puede reemplazar a la práctica, sólo la práctica puede hacer a las palabras.”
                                                                                                      Thich Nhat Hanh

lunes, 27 de junio de 2016

La soledad. . .


¡Cuánta gente se queja de la soledad!. Pues bien, deben saber que han sido ellos quienes han creado esa soledad en sí mismos, en su cabeza. En realidad, nunca se está solo. Y, ¿por qué entonces se sienten solos? Porque no tienen demasiado amor. Ellos les dirán: “¡Pero cómo, si tenemos demasiado amor, no hacemos más que soñar con el amor!” Precisamente ahí está su error, sueñan con el amor, esperan el príncipe o la princesa de las Mil y Una Noches y por eso se sienten solos: porque esperan el amor en lugar de buscarlo en ellos mismos. El amor que se espera, nunca llegará. No hay que esperar que el amor venga del exterior, el amor está dentro de nosotros. Hay que Dejarlo salir, que se manifieste porque sólo así lo encontrarán realmente.
Nunca estamos solos: todo el universo nos escucha. Todas nuestras palabras, todos nuestros gestos tienen eco. Por ejemplo, si cuando salís de casa, por la mañana, sonríes al mundo entero, saludas a toda la creación diciendo: “Buenos días, buenos días, buenos días”, no se sentirán solos durante el día, porque desde todos los rincones del espacio llegarán hasta ustedes voces que les contestarán haciendo eco: buenos días, buenos días, buenos días…
Los humanos salen de sus casas encerrados en sí mismos: ven y oyen a los demás a su paso, pero ni los miran, ni los escuchan. ¿Por qué no recordar que el mundo entero está habitado por criaturas que merecen que se les mande un pensamiento, buenos deseos: la luz, la paz, la alegría… ¿Tan difícil resulta abrirse, sonreír, dar el primer paso? Siempre esperan que sean los otros quienes lo hagan, y en la espera, se lamentan porque se sienten solos.
Empiecen desde hoy a cambiar de actitud y verán como ya no se sentirán solos. Dirán: “Si, pero la gente que por todos lados nos encontramos, en la calle, en los almacenes, en nuestro lugar de trabajo, no nos inspiran, y por otro lado, si nos mostramos con ellos tan abiertos, no nos comprenderán”. Es verdad, hay gente que no los comprenderá; si los saludan, si les sonríen, dirán: “¿Qué le ocurre a éste?” Pero solo algunos se mostrarán incapaces de comprenderlos, habrá muchos otros que os comprenderán y se sentirán felices. Además, ¿Acaso vivimos sólo para la gente con la que nos encontramos? No, vivimos para toda la creación, y en las regiones invisibles existen numerosas criaturas que sabrán apreciar su amor, y esto es lo esencial.
Incluso, ¿por qué no aprenden a mirar de otra forma menos superficial, a toda esa gente con la que se cruzan y que nada los inspira? Siempre se fijan en la apariencia, y es cierto que a menudo no es muy agradable. Pero los humanos no son sólo lo que aparentan, cada uno tiene también un alma, un espíritu, e incluso si esta alma y este espíritu raramente se manifiestan, están ahí y tienen siempre la posibilidad de aparecer y expresarse. No demuestra ser inteligente quien observa a los humanos de forma tan superficial.
Un sabio sabe que los hombres y las mujeres son hijos e hijas de Dios, y con esta idea trata a todos los seres por igual. Este es un trabajo creativo que realiza, ya que, de esta forma, desarrolla el lado divino de todos aquellos que encuentra… y se siente feliz. 
Créanme, la mejor manera de actuar con los demás, es descubriendo sus cualidades, sus virtudes, sus riquezas espirituales y concentrarse en ellas.
Descubrir los defectos de la gente no tiene ningún mérito, es demasiado fácil; además, es algo que todo el mundo hace… A partir de ahora, intenten prescindir de los detalles no demasiado virtuosos, y en cambio hagan hincapié en el principio divino existente en cada ser. Sí, ¿por qué no tener sentimientos sagrados para aquello que en el hombre es divino, inmortal y eterno? Es así como realizaran un buen trabajo sobre ustedes mismos y ayudarán también a los demás.
Mientras que si tan sólo se ocupan de sus defectos, se perjudicarán, porque absorberán sus suciedades y, además, impedís que ellos evolucionen. y ¿cómo quieren después no sentirse solos?


Criticando a los demás, subrayando sus defectos, no hacen más que cavar un foso entre ellos y ustedes. Cuando sepan, a través de su alma y de su espíritu, entrar en relación con todas las almas y todos los espíritus de la tierra, cuando lo mejor de ustedes mismos descubra lo mejor de los demás, entonces ya no se sentirán solos.

Omraam Mikhaël Aïvanhov
EL DEBER de SER FELIZ
Pintura de Francisco Sanchís Cortés

domingo, 26 de junio de 2016

El amor: Carta de Albert Einstein a su hija‏

A finales de los años 80, Lieserl, la hija del célebre genio, donó 1.400 cartas escritas por Einstein a la Universidad Hebrea, con la orden de no hacer público su contenido hasta dos décadas después de su muerte.


Esta es una de ellas… a Lieserl Einstein.

Cuando propuse la teoría de la relatividad, muy pocos me entendieron, y lo que te revelaré ahora para que lo transmitas a la humanidad también chocará con la incomprensión y los perjuicios del mundo.

Te pido aun así, que la custodies todo el tiempo que sea necesario, años, décadas, hasta que la sociedad haya avanzado lo suficiente para acoger lo que te explico a continuación.

Hay una fuerza extremadamente poderosa para la que hasta ahora la ciencia no ha encontrado una explicación formal. Es una fuerza que incluye y gobierna a todas las otras, y que incluso está detrás de cualquier fenómeno que opera en el universo y aún no haya sido identificado por nosotros. Esta fuerza universal es el AMOR.

Cuando los científicos buscaban una teoría unificada del universo olvidaron la más invisible y poderosa de las fuerzas.

El Amor es Luz, dado que ilumina a quien lo da y lo recibe. El Amor es gravedad, porque hace que unas personas se sientan atraídas por otras. El Amor es potencia, porque multiplica lo mejor que tenemos, y permite que la humanidad no se extinga en su ciego egoísmo. El amor revela y desvela. Por amor se vive y se muere. El Amor es Dios, y Dios es Amor.

Esta fuerza lo explica todo y da sentido en mayúsculas a la vida. Ésta es la variable que hemos obviado durante demasiado tiempo, tal vez porque el amor nos da miedo, ya que es la única energía del universo que el ser humano no ha aprendido a manejar a su antojo.
Para dar visibilidad al amor, he hecho una simple sustitución en mi ecuación más célebre. Si en lugar de E= mc2 aceptamos que la energía para sanar el mundo puede obtenerse a través del amor multiplicado por la velocidad de la luz al cuadrado, llegaremos a la conclusión de que el amor es la fuerza más poderosa que existe, porque no tiene límites.

Tras el fracaso de la humanidad en el uso y control de las otras fuerzas del universo, que se han vuelto contra nosotros, es urgente que nos alimentemos de otra clase de energía. Si queremos que nuestra especie sobreviva, si nos proponemos encontrar un sentido a la vida, si queremos salvar el mundo y cada ser sintiente que en él habita, el amor es la única y la última respuesta.

Quizás aún no estemos preparados para fabricar una bomba de amor, un artefacto lo bastante potente para destruir todo el odio, el egoísmo y la avaricia que asolan el planeta. Sin embargo, cada individuo lleva en su interior un pequeño pero poderoso generador de amor cuya energía espera ser liberada.

Cuando aprendamos a dar y recibir esta energía universal, querida Lieserl, comprobaremos que el amor todo lo vence, todo lo trasciende y todo lo puede, porque el amor es la quinta esencia de la vida.

Lamento profundamente no haberte sabido expresar lo que alberga mi corazón, que ha latido silenciosamente por ti toda mi vida. Tal vez sea demasiado tarde para pedir perdón, pero como el tiempo es relativo, necesito decirte que te quiero y que gracias a ti he llegado a la última respuesta!”.

Tu padre: Albert Einstein

sábado, 25 de junio de 2016

Perdonarse a uno mismo


Me gusta la sensación de libertad que siento cuando me quito la pesada capa de críticas, miedo, culpa, resentimiento y vergüenza.
Entonces puedo perdonarme a mi y perdonar a los demás.
Eso nos deja libres a todos….
Renuncio a darle vueltas y más vueltas a los viejos problemas.
Me niego a seguir viviendo en el pasado.
Me perdono por haber llevado esa carga durante tanto tiempo, por no haber sabido amarme a mí ni amar a los demás.
Cada persona es responsable de su comportamiento, y lo que da, la vida se lo devuelve.
Así pues, no necesito castigar a nadie, todos estamos sometidos a las leyes de nuestra propia conciencia, yo también.
Continúo con mi trabajo de limpiar las partes negativas de mi mente y dar entrada al amor.
Entonces me curo.
No hace falta saber cómo perdonar. Basta estar dispuesto a hacerlo, del cómo ya se ocupará el universo.
Louise Hay

Yoga Nidra: Un viaje de la piel al alma

Yoga Nidra es un viaje. Un viaje de ida y retorno, siempre diferente y enriquecedor. Un viaje a lo más profundo de uno mismo del que se regresa renovado. Bucear a lo más profundo, a medida que uno va deshaciéndose por el camino de todos los ropajes.



En este viaje, vamos transitando espacios quizás no vistos antes; vamos alumbrando espacios de penumbra en nuestra mente con la luz de la consciencia. Un viaje en el que la mano que nos guía nos da confianza, seguridad y también libertad.
Como la metáfora india: con Yoga Nidra vamos descubriendo, desde la distancia de la consciencia, nuestro carruaje (el cuerpo físico), descubrimos el rostro del cochero (la mente), la potencia de nuestros caballos (las emociones) y, trascendiéndolos, nos instalamos en la paz del señor que habita este coche (la consciencia misma).
Yoga Nidra es uno de los métodos más efectivos para llegar al silencio interior, a la calma mental. Para habitarse desde lo esencialmente interno. Es una invitación a dejarse llevar, a indagar en la propia psique, a desdramatizar.
El aspecto más destacado en una sesión de Yoga Nidra es que quien participa no ha de hacer nada, salvo tumbarse en la postura más cómoda posible (o permanecer sentado confortablemente en una silla),  hacerse el propósito de no dormirse y dejarse portar por la voz que guía. Dejarse llevar como un niño que pasea de la mano de alguien en quien confía.
Una vez tumbados, la sesión recorre una a una las diferentes envolturas del cuerpo. Se guía una relajación física inicial para suavizar las tensiones superficiales. Posteriormente, un recorrido mental por todo el cuerpo, en el cual, el participante va poniendo toda su atención en los lugares del cuerpo mencionados y toma consciencia de ellos -quizás por primera vez-. La mente se va calmando. Observamos también la respiración: nuestra propia melodía vital, nuestra compañera de vida. Y, al contemplarla, también se va relajando.
El flujo energético se libera, el cuerpo se ha suavizado, la mente se recoge. Atendemos después a las sensaciones propuestas y pasamos a descubrir la sensación física que se halla detrás de una emoción. Vadeamos entre algunas de ellas. Y también se calman. Dejamos que nuestro subconsciente se haga presente, si es su voluntad, y lo observamos. Cuerpo, respiración, mente, emociones, están tranquilos. Aprendemos a observar nuestra pantalla psíquica, tomando consciencia de los propios procesos mentales. Con desapego. En este sentido, el viaje requiere además de paciencia, constancia y valentía.Hay que atreverse a mirar hacia dentro, conscientes de que podemos descubrir nuestras propias sombras; y eso exige valentía y, sobre todo, grandes dosis de amabilidad con uno mismo. En el tránsito de Yoga Nidra, uno aprende también a quererse y a practicar el perdón con otros y, en especial, con uno mismo.
Descubrimos así todos nuestros espacios, nuestros procesos y, sobre todo, ese lugar central que siempre está en calma, silencioso, acogedor. El lugar al que siempre podemos acudir para recogernos cálidamente en él.  Y cada uno aprovecha este espacio de absoluta calma para acceder al subconsciente enviándole un mensaje de fuerza, de intención, de vida.
Como facilitador de Yoga Nidra, es llamativo y enriquecedor observar el efecto transformador de la práctica. El facilitador sabe que sólo hará de guía, sin llegar a participar nunca de la experiencia íntima; pero el cambio de expresión en los rostros y en los ojos de los practicantes al regresar a lo externo desde su propio viaje interior, suele ser indicativo de que los paisajes transitados, bellos o no -pues no siempre la meditación es un camino placentero-, lo fueron desde una profunda paz. Ésta es la principal recompensa para el facilitador de Yoga Nidra.

Beneficios de Yoga Nidra

Son muchos los beneficios que aporta el Yoga Nidra y que actualmente la ciencia moderna  está avalando, entre ellos destacamos los siguientes:
–Beneficios físicos:
  • Mejora la calidad de vida en general.
  • Induce relajación profunda y permanente en cuerpo, mente y personalidad.
  • Ayuda a restablecer equilibrio interno.
  • Aporta consciencia corporal.
  • Rejuvenecimiento general de todo el organismo.
  • Genera distensión muscular y articular.
  • Equilibra el sistema endocrino.
  • Fortalece el sistema inmunitario.
  • Genera la secreción de endorfinas.
  • Armoniza los diferentes “relojes internos”.
  • Suaviza la expresión facial.
  • Mejora la eficiencia respiratoria.
  • Coadyuvante en el tratamiento de gran número de enfermedades psicosomáticas como hipertensión arterial, diabetes, asma, reumatismo, neurastenia, alergias y otras.
Beneficios en el sistema nervioso:
  • Equilibra el funcionamiento de ambos hemisferios cerebrales.
  • Equilibra el sistema nervioso autónomo (simpático-parasimpático).
–Beneficios mentales:
  • Relaja y descansa la mente.
  • Produce una percepción mental más profunda.
  • Induce el sueño en caso de insomnio.
  • Ayuda a generar una actitud mental positiva.
  • Potencia el proceso de aprendizaje.
  • Mejora la memoria.
  • Genera fluidez psíquica.
  • Reduce y elimina la ansiedad.
  • Centra la mente.
  • Es un proceso de purificación y limpieza psíquica.
  • Libera tensiones del subconsciente.
  • Ayuda a erradicar  problemas psicológicos arraigados: complejos, neurosis, inhibiciones, falta de autoestima,…
  • Despierta la intuición.
–Beneficios emocionales:
  • Induce calma emocional.
  • Produce alegría, bienestar, plenitud y serenidad.
  • Elimina bloqueos psicológicos, miedos, fobias, conflictos y otros.
  • Ayuda a desarrollar fuerza de voluntad.
  • Ayuda a identificar y controlar las emociones.
  • Genera auto-confianza.
  • Tranquiliza, aclara y profundiza la vida afectiva.
–Beneficios energéticos:
  • Aumenta la energía física y psíquica.
  • Desarrolla la consciencia pránica (consciencia del cuerpo energético).
  • Armoniza el flujo de la energía vital (prana).
–Beneficios espirituales:
  • Induce la meditación.
  • Despierta la inteligencia interna innata.
  • Desarrolla en conocimiento interno.
  • Produce el acercamiento al Yo.
  • Desarrolla nuevas facultades de percepción (intuición, sentimientos estéticos, empatía,…).
  • Ayuda a encontrar el sentido de la vida.


Ana Sesma Nuez y Jordi Isern Salvat

http://www.yogaenred.com/

Más allá del silencio interior

Hay una técnica de meditación muy importante y que a menudo ejecutamos en las clases de yoga mental que doy y que se llama la meditación del silencio o la meditación en el ser. Es por excelencia una valiosa técnica de introspección para crear un espacio interior de silencio y desarrollar la sensación o presencia de ser.


A través del silencio va uno abstrayéndose en la  sensación de sí para cultivar la consciencia pura y desnuda de ser. Para llevar a cabo esta técnica nos basamos en principio en tres requisitos:
  1. Desconectar durante unos minutos de los afanes, ocupaciones y preocupaciones de la vida diaria (por eso el mundo no se para).
  2. Ignorar los pensamientos, sin ni siquiera oponernos a ellos, tomándolos como nubes que vienen y parten pero que no nos arrastran.
  3. Poner toda la atención, energía e interés hacia uno mismo, para  interiorizarse, hacer un espacio de silencio interior y conectarse con uno mismo.
No se trata de desarrollar el pensamiento de ser, sino la sensación del soy-vivo-existo. Cada vez que la mente se exteriorice, hay que tomarla y volcarla hacia adentro, para ir sumergiéndose más y más en el silencio interior y zambullirse en la sensación de ser. Así uno paulatinamente va consiguiendo la detención del cuerpo y de la mente y se va dando, como dicen los yoguis de la India, “un baño de sí mismo”. Este ensimismamiento resulta tranquilizante y gozoso, inhibe los pensamientos y nos permite trasladarnos a la mente quieta.
Otra técnica muy antigua de interiorización y abstracción es la denominada “hallar refugio en el propio corazón”. No nos referimos al corazón como órgano fisiológico, sino a esa zona del pecho que todos sentimos tan cercana e íntima. Ramana Maharshi hablaba del “corazón espiritual”, centro de energía y sede del Sí-mismo que está al lado del corazón. El ejercicio consiste en tratar de interiorizarse en esa zona, colocando la atención mental en la misma y tratando de zambullirse en uno, retrayendo los sentidos y haciendo caso omiso de cualquier actividad mental. Como reza la antigua instrucción yóguica: “Cuando los pensamientos cesan, se revela la luz del Ser”. De hecho la primera definición de yoga por escrito es: “La supresión de los pensamientos”, pues de esa manera el meditador se va estableciendo en su naturaleza original.
Pero, con ser importante, esa inmersión en el silencio interior y la presencia de ser, resulta insuficiente. Es un método más de investigación de sí y autodesarrollo, pero tiene que estar necesariamente complementado por un trabajo más amplio y definitivo, como el establecimiento de la atención en la vida diaria, la ética genuina, el trabajo sobre las reacciones emocionales, la autovigilancia en el devenir diario, el control sobre las palabras y actos, el  autoconocimiento, el mejoramiento de la relación con los demás, el cultivo de la compasión y la lucidez. En suma, todo un trabajo sobre uno mismo que va mutando la consciencia. Hay además otras técnicas de meditación más allá de las del silencio interior que también es necesario practicar y que ayudan a desenvolver el entendimiento correcto o Sabiduría.
Por un lado están las técnicas de instrospección y ensimismamiento, que deben ser complementadas por técnicas de observación atenta e inafectada. Es necesario, de acuerdo a todos los sabios de Oriente, mantener la triple disciplina: la ética, la de unificación mental y la de desarrollo de la Sabidudría. La Sabiduría es la que permite ver las cosas como son y superar los engaños y corrupciones de la mente. La verdadera libertad interior brota de la Sabiduría.
El yoga es una senda directa hacia la Sabiduría, y la meditación la vía más directa hacia el Ser.

Ramiro Calle
http://www.yogaenred.com/

viernes, 24 de junio de 2016

Meditación de la Conciencia Pura


¿Qué es la Meditación de la Conciencia Pura?
La Meditación de la Conciencia Pura o MCP es una técnica mental simple y a la vez muy efectiva, que nos permite acceder niveles más profundos y sutiles de nuestra conciencia, y nos ayuda a conectarnos con nuestro Ser Esencial. La MCP Es un método de Meditación derivado de la Meditación Trascendental, que se combina con técnicas de Respiración Consiente como preparación y se complementa con una Técnica de Atención Plena en el final.
Uno de los méritos de este sistema es que se adaptó un método practicado en monasterios  de oriente a una técnica sencilla de realizar, muy efectiva y fácil de implementar en la vida cotidiana, que actualmente goza de un nivel de aceptación en el mundo entero.
Otra de las características de esta metodología es que su introducción en la sociedad se dio en una época en donde ha sido posible investigar y legitimar sus logros por medio de estudios científicos y de laboratorio.
Qué NO ES la MCP
  • no es una forma de reflexión intelectual
  • no es una técnica de contemplación
  • no es un mecanismo que requiera de concentración,
  • no es un mecanismo que utilice el control de la mente
La MCP no es una religión ni un sistema de pensamiento, no es un conjunto de normas de comportamiento, no implica una manera de vida particular, no requiere  de la fe ni de creencia, no hay que cambiar de hábitos. Por lo tanto, no entra en conflicto con nada de esto.  Lo que sí puede ocurrir es que a partir de la práctica sostenida de este tipo de meditación comiencen a darse cambios positivos espontáneos en distintas áreas de nuestra vida, luego explicaremos el por qué.
Qué es la MCP
  • una operación mental simple
  • una técnica de experiencia directa  (como la técnica para aprender un deporte)
  • sencilla, natural y sin esfuerzo
  • un sistema para reducir el estrés
  • un método para desarrollar el  potencial mental y el equilibrio físico del individuo.
  • un método para el desarrollo de estados superiores de la conciencia.
Se aprende fácilmente y se practica durante 15-20 minutos dos veces al día, sentándose cómodamente con los ojos cerrados.
La MCP es compatible con la toma de medicamentos y con todo tipo de terapias médicas y psicológicas.
Sebastián Alberoni
http://www.caminosalser.com/