lunes, 25 de septiembre de 2017

La dieta que mejor te va según el Ayurveda

►De acuerdo con el Ayurveda, hay tres energías llamadas doshas que circulan en nuestro cuerpo: Pitta, Kapha y Vata (fuego, tierra y agua). Algunos alimentos nos harán sentir cansados o ansiosos, mientras que otros nos mantendrán centrados e inspirados.


Se cree que una persona puede tener una o dos energías dominantes, aunque las tres doshas pueden estar igualmente presentes. Cada una de estas energías tiene un conjunto único de características. Cuando están equilibradas, estamos perfectamente centrados.
“Se sabe que los alimentos y las bebidas tienen propiedades nutritivas y de eficiencia energética que pueden equilibrar o desequilibrar un dosha”, dice William Courson, experto del Sai Ayurvedic College of Miami.
“En cada persona, un (y a veces dos) doshas es intensamente activo y está presente de forma más enfática”, dice Courson. “Esa presencia repercute en la forma y apariencia del cuerpo, en los rasgos psicológicos y las necesidades nutricionales y de aptitud. Todo ello influirá en los tipos de enfermedades y problemas de salud a los que uno es más vulnerable”.
Tratar de equilibrar el dosha interior puede parecer una tarea difícil para los estudiantes, que constantemente carecen de tiempo y dinero, pero Courson cree firmemente que la razón por la que el Ayurveda funciona tan bien es porque es preventiva. Dice que su experiencia trabajando con pacientes le  deja claro que prevenir los problemas de salud es más efectivo que dejar que el problema sea demasiado grande para solucionarlo.

Si eres Pitta / Fuego

¿Siempre tienes calor aunque haga frío afuera? ¿Eres intenso en el trabajo y apasionado con tus aficiones? ¿Comes rápido, hablas deprisa y sudas fácilmente? ¿Tienes un apetito insaciable? Hay en ti una fuerte presencia de Pitta.
Alimentos que te ayudarán a mantenerte equilibrado: fríos, dulces y secos, pepinos, aceite de girasol, frutas dulces, col rizada, hojas de diente de león y mantequilla clarificada (ghee). De acuerdo con Courson, “a las personas de tipología Pitta se les recomienda comer alimentos refrescantes, ligeros, ricos en sabores dulces, amargos y astringentes”.
Minimiza la ingesta de comidas picantes, saladas y agrias. Trata también de darte un masaje diario, ya que las personas Pitta tienen una tendencia a acumular tensión en el cuello y hombros.

Si eres Kapha / Tierra

¿Eres una persona naturalmente suave a quien le gusta mantenerse en la zona de comodidad? ¿Te gusta ser amigable, los abrazos de oso y crees en la bondad universal? ¿Es difícil para ti encontrar un plan mejor que ir pronto a dormir? Estás en la tierra.
Para los tipos Kapha, Courson recomienda comer alimentos calientes, ligeros y secos. Comidas que ayudan a energizarse y sentir el impulso de la espontaneidad como especias, clavos de olor, cebada, manzanas, peras, granadas y arándanos.
Haz un ayuno de líquido una vez a la semana. Mantente alejado de comidas pesadas que aumentarán la pereza.
Proponte hacer una rutina sólida de ejercicio semanal y levántate temprano.

Si eres Vata / Aire

¿Estás siempre hasta arriba de proyectos, toneladas de tareas, pero te aburres rápidamente? ¿A menudo tienes un sueño irregular y tendencia a pensar en exceso? ¿Tu vida social es intensa y a veces ansiosa? ¿Estás siempre en movimiento, buscando aventura y persiguiendo espacios creativos? Tienes la cabeza en el aire (metafóricamente).
Los alimentos para ayudarte a mantenerse con los pies en la tierra, enfocado y calmado incluyen canela, legumbres, limones, mangos, piña, uvas y queso fuerte. Courson recomienda a los Vata los sabores dulces, salados y agrios.
Mantente alejado de la cafeína, que los Vata son suficientemente nerviosos sin ella.
Trata de programar tus momentos para comer, pues tenderás a saltarte comidas, lo que produce ansiedad y menos conexión con tierra.

http://www.yogaenred.com

domingo, 24 de septiembre de 2017

Conoce tus Ondas Cerebrales: Alpha, Beta, Theta, Delta y Gamma


Es importante entender cómo nuestro cerebro contribuye al estado de la mente. Mientras que la mayoría de nosotros nos concentramos en mirar nuestras emociones, en un intento de llegar a ser seres más felices, más espirituales, nuestras ondas cerebrales y nuestra mente subconsciente, juegan un papel clave en nuestra búsqueda de bienestar.
En este artículo, vamos a ver nuestras cinco frecuencias de ondas cerebrales y cómo afectan a nuestro estado de ánimo, y  una mirada más profunda en el impacto que tienen sobre nosotros, físicamente y mentalmente, además algunos ejercicios que podemos hacer para “encender” ciertas frecuencias.

¿Somos los controladores de nuestra realidad?

Fácilmente olvidamos que somos los que controlamos nuestra realidad, y que “nuestra realidad” no está hecha de influencias externas, sino que en realidad consiste en nuestros pensamientos, creencias y mentalidad. Por lo tanto, al aprender acerca de los estados más profundos de la conciencia, puede abrir su mente subconsciente y crear su realidad a voluntad, y con precisión. Para hacer esto, el primer paso es entender sus diferentes frecuencias cerebrales.
¿Sabía usted que todos tenemos cinco frecuencias, (Beta, Alfa, Teta, Delta y Gamma), y cada frecuencia se mide en ciclos por segundo (Hz), ademas tiene su propio conjunto de características que representan un nivel específico de actividad cerebral y un estado único de la conciencia?

1. Beta (14-40Hz) – La conciencia despierta y la onda del razonamiento.

Las ondas cerebrales beta, se asocian con la conciencia de la vigilia normal y un estado elevado de alerta, lógica y razonamiento crítico. Mientras que las ondas cerebrales beta son importantes para un funcionamiento eficaz durante todo el día, también pueden traducirse en estrés, ansiedad e inquietud.
La “voz” de Beta se puede describir como ese pequeño crítico interno, que se hace más fuerte cuanto más alto va de rango. Por lo tanto, con la mayoría de los adultos operando en Beta; Es poca sorpresa que el estrés sea el problema de salud más común de hoy en día.

2. Alfa (7.5-14Hz) – La onda de la relajación profunda.

Las ondas cerebrales alfa están presentes en la relajación profunda y por lo general cuando los ojos están cerrados, cuando usted está resbalando en un ensueño hermoso o durante la meditación ligera. Es un momento óptimo para programar la mente para el éxito y también aumenta su imaginación, visualización, memoria, aprendizaje y concentración.
Es la puerta de entrada a su mente subconsciente y se encuentra en la base de su conciencia. La voz de Alfa es su intuición, que se vuelve más clara y profunda cuanto más cerca se llega a 7,5 Hz.

3. Theta (4-7.5Hz) – La meditación profunda y la onda del sueño.

Las ondas cerebrales Theta, están presentes durante la meditación profunda y el sueño ligero, incluyendo el estado de sueño REM, el más importante. Es el reino de tu subconsciente y sólo experimentado momentáneamente mientras te alejas para dormir en Alfa y despertarte de un sueño profundo (Delta).
Se dice que en Theta se puede experimentar un sentido de profunda conexión espiritual y unidad con el universo. Los programas más profundos de su mente, (Creencias) están en Theta y es donde usted experimenta visualizaciones vivas, gran inspiración, profunda creatividad y una visión excepcional. A diferencia de sus otras ondas cerebrales, la voz esquiva de Theta es una voz silenciosa.
Es en la frontera Alpha-Theta, de 7Hz a 8Hz, donde comienza el rango óptimo para la visualización, la programación mental y el uso del poder creativo de tu mente. Es el estado mental el cual concientemente se crea su realidad. A esta frecuencia, usted es consciente de su entorno, sin embargo, su cuerpo está en profunda relajación.

4. Delta (0.5-4Hz) – La onda de sueño profundo.

La frecuencia del Delta es la más lenta de las frecuencias y se experimenta en un sueño profundo y sin sueños y en una meditación trascendental muy profunda donde la conciencia está completamente desapegada. Delta es el reino de tu mente inconsciente, y la puerta de entrada a la mente universal y al inconsciente colectivo, donde la información recibida no está disponible en el nivel consciente.
Entre muchas cosas, el sueño profundo es importante para el proceso de curación, ya que está relacionado con la curación profunda y la regeneración. Por lo tanto, no tener suficiente sueño profundo es perjudicial para su salud en más de una forma.

5. Gamma (sobre 40 Hz) – La onda de la percepción.

Este rango es el más recientemente descubierto y es la frecuencia más rápida por encima de 40Hz. Aunque poco se sabe acerca de este estado de ánimo, la investigación inicial muestra que las ondas gamma están asociadas con ráfagas de información y procesamiento de información de alto nivel.

https://neuroemocional.com
http://www.finerminds.com/mind-power/brain-waves/

sábado, 23 de septiembre de 2017

La reserva cognitiva, una capacidad decisiva en la evolución de nuestro cerebro


La reserva cognitiva es un concepto que nace en el contexto de la neuropsicología. Se refiere a la capacidad de las estructuras cerebrales para responder a la pérdida de capacidades cerebrales o a las transformaciones negativas en ese órgano.
Dicho en otras palabras, la reserva cognitiva hace alusión a la capacidad del cerebro para reaccionar funcionalmente ante una enfermedad que lo afecta o ante la vejez o el deterioro. Esta capacidad permite compensar, hasta cierto punto, cualquier daño sufrido.
Un elevada reserva cognitiva consigue en algunos casos que el cerebro vuelva a funcionar con normalidad después de una enfermedad. También mantiene plenamente activo ese funcionamiento, incluso con el deterioro natural por la edad. Como ves, se trata de una capacidad muy importante, que vale la pena cultivar y mantener.
Mientras el cerebro sea un misterio, el universo continuará siendo un misterio”.
                                                                 Santiago Ramón y Cajal

El origen de la reserva cognitiva

La reserva cognitiva comienza a formarse desde el mismo momento en el que empieza a desarrollarse el cerebro dentro del vientre materno. Se sabe que las experiencias de los primeros años de vida son determinantes. Estas definen en gran medida el rumbo que tomará el proceso de desarrollo de la inteligencia.
Hay razones para pensar que el factor genético influye en la formación de una reserva cognitiva. Sin embargo, este aspecto no es definitivo. Existen maneras de estimular el cerebro para aumentar esta capacidad a lo largo de la vida. De hecho, se puede incrementar incluso en un cerebro dañado.
Las actividades intelectuales, lúdicas y deportivas se han mostrado eficaces para aumentar la reserva cognitiva. Particularmente la lectura, los juegos mentales, el aprendizaje de idiomas, el baile, el deporte y toda actividad intelectualmente estimulante ayuda a que se eleve esta capacidad.

Estimular la reserva cognitiva

Cuando se tiene una buena reserva cognitiva, el cerebro es capaz de realizar nuevas conexiones entre las neuronas, para reemplazar aquellas que pudieran estar dañadas o deterioradas. Ese proceso es mucho más fácil para quienes previamente han realizado algunas de estas actividades o tienen alguna de estas características:
  • Mayor nivel cultural. Por nivel cultural se entiende el conjunto de estudios acumulado, la lectura y las actividades de tipo intelectual que se realicen. Un nivel más elevado protege al cerebro del deterioro cognitivo leve, o sea, del que se produce por la edad.
  • Relaciones sociales. Está comprobado que aquellos que cuentan con el apoyo de un buen círculo social, con el que se relacionan de manera frecuente, tienen un 38% menos de posibilidades de sufrir una demencia.
  • Ejercicio físico. Favorece el riego sanguíneo en el cerebro, protege del estrés oxidativo y de otros factores de deterioro asociados a la vejez
  • Ejercicio mental. Es definitivo para incrementar la reserva cognitiva. Incluye actividades como tocar un instrumento musical, realizar pasatiempos intelectuales, etc.
Una dieta saludable también contribuye a mantener la fortaleza en el cerebro. Se debe evitar el consumo de tabaco, alcohol u otros psicoactivos. Las caminatas, los paseos y los viajes también se incluyen dentro de los factores favorables.

Un experimento sorprendente

David Snowdon, doctor en epidemiología y profesor de neurología en la Universidad de Kentucky, llevó a cabo un impresionante estudio en 1986. Tomó como grupo de investigación a un grupo de 678 monjas católicas de los Estados Unidos. Se trataba de un grupo muy uniforme. Comían lo mismo, vivían en el mismo entorno y realizaban actividades similares.
Se realizó un seguimiento de su reserva cognitiva durante 17 años. Durante ese lapso se les realizaron pruebas regulares, de tipo genético, intelectual o psicológico. Todas ellas aceptaron que al morir sus cerebros fueran estudiados para complementar las información del experimento.
Lo más sorprende fue el caso de la Hermana Bernadette. Esta religiosa murió a los 85 años. Su cerebro fue estudiado y se detectó entonces que padecía de la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, nunca durante su vida había mostrado síntomas de padecerla. Los investigadores pudieron concluir que la reserva cognitiva de la religiosa había compensado claramente sus deficiencias.
Los investigadores lograron comprobar también otro dato interesante. Las religiosas con un vocabulario más rico acusaban un menor deterioro cognitivo con el paso de los años. Y ese vocabulario, a su vez, se derivaba de que ellas habían sido buenas lectoras durante la infancia. 
►Este experimento es una de las evidencias más contundentes a favor del ejercicio intelectual, social y físico como formas válidas de retrasar la decadencia natural de nuestras funciones cognitivas.

Edith Sánchez
Imágenes cortesía de Tomasz Alen Kopera
https://lamenteesmaravillosa.com

viernes, 22 de septiembre de 2017

El bienestar emocional

No se puede hablar de bienestar si no hay asimismo bienestar emocional. Somos una serie de planos, y el verdadero bienestar debe darse en estos distintos planos que a su vez deben armonizar los unos con los otros. Los planos o cuerpos son: el orgánico, el energético, el emocional, el mental y el supramental o intuitivo.




La esfera emocional de una persona es muy rica y variada, pero a veces igualmente inmadura o conflictiva. En el sistema emocional encontramos los afectos, las emociones propiamente dichas, las pasiones y el tono afectivo. Se puede hablar, desde luego, de mayor o menor salud emocional, es decir, de mayor o menor equilibrio y armonía. La salud emocional es más plena cuanto más una persona logra desembarazarse de emociones tóxicas (celos, odio, rabia, avidez y tantas otras) y propiciar las emociones y tendencias emocionales sanas.
También se logra mejor salud emocional en la medida en que uno se va realmente conociendo, pudiendo así determinar las reacciones emocionales insanas que hay que ir debilitando o transformando. Desde hace muchos años le he denominado a este trabajo “terapia emocional”, en cuando que uno se torna su propio terapeuta para ir conociendo su esfera emocional, ir afirmando lo mejor de ella y liberándose de lo más insano.
La salud emocional se gana, pues no suele venir por sí misma, salvo en muy pocas personas. Todos los seres humanos, en mayor o menor  medida, acarreamos frustraciones sin digerir, tendencias neuróticas, agujeros  psíquicos, contradicciones o ambivalencias muy hondas, complejos y miedos. Se requiere un serio trabajo sobre uno mismo para poder lograr que la vida emocional se reoriente armónicamente  y puedan superarse muchas trabas.
Esta “terapia emocional” requiere la observación y examen de uno mismo, la práctica asidua de la meditación, el empeño por tallar lazos afectivos más sanos, el mejorar la relación con uno mismo y con los demás, y el cultivo de la lucidez y la compasión. 
►De acuerdo a como uno se sienta, así se relacionará con los demás. 
Si la persona se ha ido liberando de miedo, narcisimos o actitudes egocéntricas, autodefensas y susceptibilidad, estará más capacitada para asumirse mejor a sí misma y aceptar a los demás. Así como uno se siente, así se relaciona.
El yoga y la meditación son excepcionales medicinas para el sistema emocional, ayudando a afirmar las emociones sanas y a debilitar las insanas.

Ramiro Calle
http://www.yogaenred.com

jueves, 21 de septiembre de 2017

Cómo funciona el cerebro en cada estación


Un estudio demuestra que la mente tiene una forma de actuar y de pensar según la época del año. El funcionamiento del cerebro en verano no es igual que en invierno, primavera u otoño. Ciertas áreas cambian en base a la temperatura o los fenómenos meteorológicos.
Hasta el momento se sabía que las estaciones podían influir en nuestros sentimientos o incluso en nuestros hábitos. Pero también puede afectar la manera en que pensamos o tomamos decisiones. Incluso eso no es todo: el grado de dificultad de algunos problemas varía dependiendo de si nos encontramos en los meses en los que las hojas se caen o en los meses en los que el campo se puebla de flores.

¿El cerebro conoce de estaciones?

La investigación fue publicada en la revista PNAS y se basa en los datos recopilados por un neurocientífico de la Universidad belga de Lieja. Un grupo de voluntarios se sometió a un escaneo de sus cerebros mientras resolvían diversas pruebas de memoria y atención.
Se repitió el ejercicio en las demás estaciones y para que otros factores no les influyeran, como las horas de sueño o el tipo de alimentación debían permanecer en las instalaciones del laboratorio durante 4 días. Este procedimiento nos da una idea de la seriedad del estudio y del interés del los investigadores por tratar de aislar el efecto de la variable que querían analizar: la época del año.
Si bien las calificaciones de los exámenes o pruebas no variaron entre las estaciones, si encontraron que lo hacía la actividad de ciertas áreas cerebrales. ¿Cuáles? Las que se encargan de resolver ciertas tareas. ¿Qué sucedía con ellas? Solucionaban los problemas de una manera diferente.
Por ejemplo, si era verano se producía un pico de actividad superior en la parte de nuestro cerebro que se encarga de regular la atención. En el otoño la mayor activación se producía en los circuitos cerebrales relacionados con la memoria.
Los científicos quisieron saber si esos cambios en los patrones del cerebro estaban relacionados a las hormonas (por citar una, la melatonina que regula el sueño), las horas de descanso o al estado de alerta. Pero nada de ello sucedía. Tampoco se debía a alteraciones endocrinas.

¿Por qué el cerebro funciona diferente en cada estación?

Los estudios indicaron que el clima, la temperatura o la época del año condicionan el funcionamiento de nuestro cerebro. Todos estos fenómenos regulan la actividad cerebral pero hay uno que es el más importante: la duración del día y la cantidad de luz recibida.
Es decir, en verano podemos tener más activada la zona de atención sostenida por el “simple” hecho de que el sol está con nosotros una mayor cantidad de horas en comparación con el invierno. Eso no quiere decir, por ejemplo, que las personas que viven en países donde los días son cortos (como Noruega, Finlandia, Suecia, etc.) sean menos capaces, pero sí que las diferencias de horas de sol influyan en nuestro patrón de actividad cerebral.
También podemos destacar otras causas de los cambios a nivel mental: la temperatura, la interacción social, la humedad y la actividad física. Claro que todo está relacionado a las épocas del año. Cuando hace frío no solemos juntarnos con nuestros seres queridos, cuando llueve no salimos a hacer ejercicio, cuando las temperaturas son elevadas pasamos más tiempo al aire libre, etc.
Entonces nuestros cerebros trabajan de diferentes maneras según la estación y lo hacen para adaptarse al medio que nos rodea y a sus características, incluido el clima. Esto significa que la mente hace lo posible para que nuestro rendimiento sea óptimo, sin importar la época en que nos encontremos.

¿Por qué el cerebro funciona así?

La evolución mental aún no tiene todas las respuestas a las preguntas que la ciencia se formula. Si pensamos en lo que sucedía en el pasado para comprender la forma en que el cerebro funciona en la actualidad, podemos -por ejemplo- analizar las actividades humanas en relación a los cambios de estación.
Nuestros antepasados lejanos dependían más del clima que nosotros. Al no tener la tecnología o los medios para afrontar las condiciones climáticas, las estrategias que tenían que utilizar para cubrir sus necesidades variaban más. Dicho de otra manera, tenían que compensar la ausencia de tecnología con su capacidad para adaptarse a la variación del entorno.
Tal vez por esta razón el cerebro está “programado” para trabajar menos en el invierno, ya que antes los recursos en esta estación eran menores y las personas se pasaban más tiempo reunidas, comunicándose y a cubierto. En este caso, el papel de la memoria y de las buenas historias era fundamental.
Así, podemos decir que determinadas características fisiológicas varían en función del mes, por ello hay más propensión a quedar embarazada, a renunciar al trabajo o a hacer deporte en determinadas épocas del año. A su vez el apetito, la presión sanguínea y el sueño se ven modificados si estamos en verano, en primavera, en invierno o en otoño.
Analiza tus comportamientos, tus rendimientos y tu humor en cada momento del año y compáralos con la época. Te darás cuenta de la relación entre el clima y tus actitudes o tu eficacia. No es descabellado pensar que el buen o mal tiempo pueden determinar o modificar nuestra manera de actuar.

Psicología/Yamila Papa
https://lamenteesmaravillosa.com

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Para salir adelante, sal de tu propia prisión


Hay situaciones en las que parece que no hay manera de salir adelante, en las que todo se complica y se conjura para no hacerte levantar cabeza. Sin embargo, muchas situaciones solo son complicadas en la medida en que las vemos así. Salir adelante es fácil cuando te atreves a salir de tu propia prisión. 
Es habitual ver a personas exagerar todo lo que le ocurre y ponerse nerviosas por no tener controlado el resultado de cada decisión que toman. Saber cómo serán las cosas antes de empezar o preparar el futuro al segundo -o al menos intentarlo- es para mucha gente una forma, y una frustración constante, de vida. Pero, ¿de verdad es necesario complicarse tanto el presente para dejar atado todo lo que vendrá?
La vida puede ser mucho más sencilla y no por ello carente de oportunidades. Intentar sujetar y controlar todo es una misión imposible, privándonos de grandes momentos y de la posibilidad de encontrar, conocer y sorprendernos.

Escúchate, deja de resistirte y confía en el viaje

La vida tiene mucho más que dar de lo que tu mente puede concebir. ¿Por qué encerrarnos en la prisión que supone controlar y planificar absolutamente todo? No se trata de ir sin rumbo ni conciencia, sino que dejar la puerta abierta a lo que la fortuna disponga, porque lo va a disponer igual. Así, si es malo, podemos elegir en la mayoría de las ocasiones entre sufrirlo o afrontarlo.
Pero, ¿cómo identificar ese camino? Escucharte te dará la pista. Si eres capaz de ser sincero, de silenciar las voces que te dicen lo que tienes que hacer o que te indican que es lo [políticamente] correcto, podrás oír tu voz interior. Y cuando sientas que necesitas hacer algo fuera del plan, algo diferente, no te resistas. Explora lo que tu voz interior demanda. Descifra eso que necesitas y busca la manera de hacerlo, dentro de tus posibilidades.
Pero, sobre todo, confía en el viaje. Solo así podrás disfrutarlo y sacarle provecho. Solo así encontrarás el medio de expresión que necesitas para airear tus emociones y sentimientos, para crecer, ser tú mismo y salir adelante.

Tú tienes la llave de tu prisión

Muchas veces todo nuestro potencial se constriñe en una prisión de la que nosotros mismos tenemos la llave. Pero, ¿por qué hacemos esto? ¿Por qué diseñamos una vida que nos corta las alas en vez de acompasar el vuelo? ¿Por qué, teniendo un potencial tan grande, nos sometemos a una vida mediocre?
La verdad es que es la idea de vivir con todo controlado y planificado parece muy cómoda. Sin embargo y al mismo tiempo, el acomodamiento puede ser muy traicionero. Para abrir las puertas de tu celda, empieza por deshacerte de esa visión estrecha que no te deja mirar más allá, que no te deja contemplar todas las oportunidades que se te presentan.
Cierto que ese acomodamiento surge a menudo de experiencias pasadas. El sufrimiento y el dolor cargan nuestra mochila emocional con miedos, complejos y creencias limitantes. Pero, ¿qué tal si conviertes esa pesada mochila emocional en una caja de herramientas?

Tú tienes la llave… y el poder para abrir la puerta

Una cosa es saber que tienes la llave, y otra bien distinta tener el valor de usarla para abrir la puerta y salir. El miedo se esconde tras cada decisión que tomamos. El miedo al fracaso, a lo desconocido, a no ser suficientemente buenos, a equivocarnos de camino o a ser juzgados, nos frena.
Pero, no hacer algo es la mejor manera de tener remordimientos, de morir sin haber vivido. Ahora bien, ¿tienes miedo a fracasar pero no tienes miedo a perder la oportunidad de triunfar? ¿Tienes miedo a equivocarte y no a perder una buena idea? ¿Tienes miedo a ser juzgado pero no temes la opinión que tendrás de ti en el futuro?
No dejes que el miedo guíe tus acciones y nunca lamentarás haber tomado una decisión importante. Aunque fracases, aunque te equivoques… Cada paso es importante en tu crecimiento personal. Cada paso te acerca a tus objetivos -incluso aunque ese paso sea un error- y te concede la oportunidad de dar paso a tu libertad para asumir decisiones valientes.

Explora más allá de tu zona de confort para salir adelante

Tu prisión es tu zona de confort. Nada te retiene allí. Sal y ábrete al mundo. Tu zona de confort seguirá donde la dejaste si necesitas volver. Recuerda que tienes la llave. Eres libre para salir y también para volver a entrar.
Tienes que asumir el riesgo que supone poner un pie fuera, y luego otro. Si crees que haces lo correcto, abraza ese riesgo. No tienes que lanzarte de golpe si no estás preparado. Hazlo paso a paso. A medida que lo hagas te sentirás mucho más seguro y, sobre todo, mucho mejor contigo mismo.
La incertidumbre ante el riesgo juega su propio papel. A medida que te acostumbres a esa incertidumbre, a medida que aprendas a gestionarla, el miedo dejará paso a la curiosidad y a las ganas de ir más allá. 

Eva María Rodríguez
https://lamenteesmaravillosa.com

martes, 19 de septiembre de 2017

No dejes escapar a las personas que hacen bonito tu mundo

Las personas que hacen bonito tu mundo son aquellas que permanecen. O sea, quienes te reconfortan, te sacan sonrisas, te sosiegan y te mantienen fuerte ante la vida. Con ellas las personas que hacen bonito tu mundo las relaciones son sólidas, consistentes y leales.
La gente que hace bonito tu mundo es la sincera, la que aprieta la mano y cuando mira a los ojos llega hasta el corazón.  Su sola presencia emociona, porque respetan, porque no juzgan y porque siempre dan la cara. Por eso son las personas que hacen lindo nuestro mundo.
Ten cuidado y no las pierdas, no dejes que se marchen, no las eches de tu vida. No cometas el error de abandonarlas cuanto algo te atormenta o cuando te necesitan. Permanece, perdona y olvida.

Usted me encanta

Hay personas que nos encantan. No por nada en concreto, sino porque nos ofrecen confianza y placidez porque son las personas que hacen bonito tu mundo, nuestro mundo. Son relaciones que se cultivan en los pequeños detalles, sinceras y verdaderas. Son aquellas que se pueden alimentar con miradas de complicidad y pequeños gestos, pues cada detalle se convierte en una gran obra.
Estos sentimientos suelen ser recíprocos y hay ciertas reglas no escritas que prevalecen entre ellos. Sin embargo, muchas veces se nos olvida que los “te quiero” también hay que pronunciarlos y que la gratitud es el mejor alimento para el alma.
“Al final te das cuenta que lo pequeño siempre es más importante. Las conversaciones a las tres de la mañana, las sonrisas espontáneas, las fotos desastrosas que te hacen reír a carcajadas, los poemas de diez palabras que te sacan una lágrima. Los libros que nadie más conoce y se vuelven tus favoritos, una flor que te pones en el cabello, un café que te tomas solo… Eso es lo que verdaderamente vale la pena; las cosas diminutas que causan emociones gigantescas”.
                                                          Entre letras y cafeína

Así es que con frecuencia descuidamos algo tan importante y vital como es la demostración del afecto y la atención a las necesidades afectivas de nuestras parejas en este baile de la vida. Por eso, las personas que hacen bonito tu mundo también se merecen que hagamos bonito el suyo.

Lo que se descuida, se pierde

Se dice que el amor dura tanto como lo cuidemos y lo cuidamos tanto como lo queremos. Así, si bien somos humanos y a veces cometemos errores que pueden llevar a equívocos en relación de nuestro afecto, lo cierto es que no podemos permitirnos dejar escapar a las personas valiosas.
Tristemente es común que ignoremos a personas importantes por pura desidia, por falta de tiempo o por cierto desinterés teñido de egoísmo. Solemos cometer el error de no dedicar el tiempo necesario a “demostrar” a esas personas lo importantes que son. 

Cómo cuidar las relaciones

Así, también es probable que en algún momento hayamos sentido que alguien nos deja de lado y nos hayamos vuelto locos intentando comprender qué ocurría. Este sufrimiento es innecesario y podemos evitarlo de muchas formas. Veamos algunas:
  • Generalmente basta con unas palabras que hagan comprender que la ausencia o la distancia no significan jamás el olvido y que a pesar del “abandono temporal”, la presencia permanece.
  • Aún así, demostrar a alguien que nos importa es algo que lleva tiempo y que hay que construir poniendo especial cuidado en que la relación sea saludable y que esté alejada de dependencias y excesos emocionales.
  • Cada ladrillo debe estar elaborado con la más absoluta sinceridad; esto es sin egoísmos ni segundas intenciones. Así, tenemos que tener en cuenta de que no debemos crear necesidades, ni siquiera la de la compañía.
  • Esto se logra a través de la comunicación y la expresión sincera tanto de nuestros pensamientos como de nuestros sentimientos. Como es natural debemos hacerlo siempre planteando que somos nosotros quienes nos sentimos así, no la persona que tenemos delante la culpable del malestar o, incluso, del bienestar.
  • Las relaciones necesitan del tiempo y de las experiencias para nutrirse, sustentarse y crecer. Si dejamos de dedicar tiempo, mostraremos falta de interés y, como consecuencia, alejaremos a aquellas personas imprescindibles.

  • ►No podemos dejar escapar a aquellas personas que hacen bonito nuestro mundo. Con ellas podemos ser nosotros en toda nuestra esencia y con total libertad, lo cual es algo tan magnífico como inusual. Por eso, cuida y enriquece tus relaciones, y hazlo siempre desde la más absoluta sinceridad.

  • No dejes escapar a las personas que hacen bonito tu mundo…


Psicología/Raquel Aldana
Imágenes cortesía de Claudia Tremblay y Mariana Kalacheva
https://lamenteesmaravillosa.com